American Horror Story: terror y miedo mezclados con un argumento poco original


No os dejéis engañar por el título de esta critica ya que no estoy (ni mucho menos) en contra de ‘American Horror Story’; es un visión amplia después de haber visto y reflexionado sobre lo que la serie tiene que ofrecernos. 



La primera temporada terminó con éxito en Estados Unidos y sin pena ni gloria en España, y no obstante la ficción de FX sigue dando que hablar. Lo que no podemos evitar es sentir una atracción hacia las tramas y la novedad que ofrece ‘American Horror Story’, así que pasemos a diseccionar las tramas de los 12 primeros episodios.

Creada por Ryan Murphy, la ficción nos tele transporta una casa donde pasan sucesos inexpicables. La familia Harmon se muda a ese emplazamiento concreto sin saber qué es lo realmente ocurre en esas cuatro paredes que tienen a todo el mundo atemorizado; algo que no tardaran en descubrir. 

Se oculta un tremendo secreto conocido por unos pocos y que pondrá en jaque la astucia de la nueva familia y los vecinos. Los primeros episodios son espectaculares, queriendo ver a cada paso que dan en ese grandioso emplazamiento cargado de energías místicas. Pero con la resolución del misterio, el avance de las tramas y la muerte de casi todo el elenco al completo; la decepción termina por invadirnos.

El secreto mejor guardado es que todo el que muere en la casa permanece en el lugar para siempre y es capaz de materializarse e interactuar junto a los vivos con sólo desearlo.
Una revelación que no sorprende, ni emociona, ni es tan original como los guionistas querían darnos a entender en el transcurso de la serie. 

Han jugado con la posibilidad de quién puede estar muerto, quién vivo y como los personajes serán capaces de asumir su propia existencia una vez tengan conciencia de ella. Ese es el tramo más interesante de ‘American Horror Story’, descubrir la naturaleza de todos los inquilinos que han vivido en diferentes épocas y que han tenido el mismo trágico final: la muerte.

Los actores hacen una interpretación brillante, creíble y adecuada a las circunstancias de sus personajes; desde los mayores a los niños, desde los vivos hasta los muertos y desde los antiguos a los más nuevos. No se puede negar ese detalle ya que la serie ha sido reconocida con un Globo de Oro a Jessica Lange por su papel de Constance. 

La dicotomía entre el bien y el mal es lo que hace que tenga pensamientos enfrentados hacia ‘American Horror Story’. En un tiempo en el que priman las adaptaciones televisivas, los remakes de series del pasado sinceramente se agradece una ficción de miedo, de terror y diferente al resto como ésta.

Guarda un parecido con los clásicos del género, son abundantes las referencias al terror de antaño, su estética es impecable, su decoración muy lograda y su aspecto global perfecto para los tiempos que corren. ‘American Horror Story’ no es mala, tampoco es una obra maestra como se ha publicado por ahí, simplemente es una buena serie que se deja ver y tiene contenidos entretenidos. 

0 Comentarios

    Para poder escribir comentarios en la entrada de blog, debes acceder con tu cuenta de candidato, o crear una.