¿Es un pájaro? ¿Es un avión?


¡Es Superman! El anunciado estreno de “El hombre de acero” (Zack Snyder), última adaptación al cine de las aventuras del superhéroe gracias al que decidí estudiar Periodismo, me sirve de excusa para escribir sobre los complicados castings de una superproducción (nunca mejor dicho).
El nuevo Superman es Henry Cavill y su eterna compañera Lois Lane se encarna ahora en Amy Adams. No voy a discutir ahora su elección. Habrá que verlos. Cuando se estrenó la fallida “Superman returns” (Michael Dougherty), fue elegido como protagonista Brandon Routh, una especie de doble del malogrado Christopher Reeve, el intérprete que más repercusión alcanzó en el codiciado papel. No salió mal parado, pero la desangelada versión no funcionó como se esperaba. Las buenas intenciones de recuperar la grandeza del personaje, perdida en las últimas entregas de la saga, se quedaron en eso. Tampoco ayudó un error de reparto, lo que se entiende por “miscasting”: Kate Bosworth no gustó en el papel de Lois. De esta manera, quienes parecían destinados a interpretar los mismos personajes durante años no volvieron a repetir sus papeles.
Por ello, los fans de la saga han mirado con lupa el casting del nuevo Superman. Las conjeturas sobre el nuevo reparto recuerdan la expectación provocada a finales de los setenta, cuando los Salkind, productores de la primera parte, buscaban los intérpretes ideales. La edición en DVD trajo consigo imágenes de los castings, en las que podemos hacernos una idea de lo que pudo haber sido y no fue. Gene Hackman no parecía tener rival como el malvado y carismático Lex Luthor.



Encontrar al actor adecuado para el doble papel de Clark Kent y Superman no fue tan fácil. La difícil búsqueda del protagonista llegó al extremo de hacer una prueba al dentista de la esposa de Ilya Salkind. Algo que no sorprende al ver algunos de los aspirantes embutidos en el pijama azul con el calzoncillo rojo por fuera. Da la impresión de que el casting se infló con candidatos imposibles como estrategia de marketing similar a la de “Lo que el viento se llevó”. De esta manera también es fácil hacer destacar al elegido.

Una vez seleccionado Reeve, se hicieron las pruebas para el papel de Lois Lane. En el vídeo colgado en Youtube podemos ver a algunas de ellas: Anne Archer muestra el lado romántico del personaje, Lesley Anne Warren lo lleva al terreno de la comedia, Stockard Channing da la impresión de poder mirar al hombre de acero por encima del hombro y Debra Raffin recuerda físicamente al personaje del comic. ¿Es posible encontrar una actriz que muestre todas esas caras?

Como sabemos, Margot Kidder se llevó el papel. Los productores destacaron su química con Christopher Reeve. Creo que le benefició dar el tipo de mujer liberada de la época: desgarbada, sin curvas, más atractiva que guapa y con un cierto aire masculino. En la siguiente década volverían las bellezas clásicas y los estereotipos sexistas: no hay más que ver la evolución del personaje de Leia en la saga Star Wars. Aparte de todo esto, como podemos observar en el video, Kidder es la única candidata que añade picardía al momento en que Lois comprueba la eficacia de los superpoderes cuando pregunta: ¿De qué color es mi ropa interior?        

0 Comentarios

    Para poder escribir comentarios en la entrada de blog, debes acceder con tu cuenta de candidato, o crear una.