Soy un tsunami


Título: “Lo imposible” / “The impossible”
foto-naomi-watts-en-lo-imposible-355 Dirección: J.A. Bayona
Guion: Sergio G. Sánchez, María Belón
Producción: Apaches Entertainment / Telecinco Cinema
Intérpretes: Naomi Watts, Ewan McGregor, Tom Holland
País: España

Decíamos ayer, que tal vez el futuro del cine patrio pase por unirse al “enemigo” americano. Sin que haya dado tiempo a publicar una nueva entrada en este blog, el estreno de “Lo imposible” parece confirmar el augurio.

El guionista y el director de “El orfanato” vuelven a demostrar el influjo del cine americano, entendido como un espectáculo de masas, sin renunciar a la ambición creativa. En esta ocasión, el tándem Sánchez-Bayona opta por crear personajes anglosajones para contar la historia de una familia española. Rodar en inglés con estrellas internacionales garantiza la distribución a lo grande. No importa que todavía haya quien piense que una película así no puede ser cine español.

De hecho, cabe preguntarse cuántos espectadores van a identificar “The impossible” como una producción española. Oído por un servidor a un señor sentado en la butaca de al lado: “creo que el director es español”. Si aquí nos parece que se trata de un film americano dirigido por un compatriota, qué cabrá esperar cuando se estrene fuera… ¿Será considerada igual de española que una de Almodóvar? De todos modos, mejor rodar determinadas películas en inglés antes que vender los derechos para un remake-fotocopia.

Dejando de lado estas consideraciones, “Lo imposible” supone una atípica incursión de nuestro cine en el subgénero de catástrofes. El tsunami que arrasó la costa del océano Índico en 2004 sirve para contar una historia más terrorífica que la anterior incursión en el fantástico de sus autores, porque está basada  en hechos reales. En los 70, se hicieron películas sobre todas las desgracias naturales o artificiales habidas y por haber. Solían estar cortadas por el mismo patrón: protagonismo coral, triste desfile de viejas glorias, espectacularidad y moralina final. “Aterriza como puedas” puso en evidencia que a esas alturas nadie se tomaba en serio algo muy fácil de parodiar. Afortunadamente, Bayona opta por otro camino, centrándose en el drama de la separación de una familia. Así, son más intensos los momentos íntimos que las escasas escenas de acción. El tsunami no se hace esperar, llevándose por delante a los protagonistas sin que apenas haya dado tiempo a presentarlos. Ya los iremos conociendo al verles reaccionar ante la tragedia. En la transformación de los personajes (sobre todo la evolución del hijo mayor) se emplea un recurso bien aprendido del modelo americano: la tragedia tiene su reverso en el crecimiento moral de un personaje tras la experiencia vivida. De este modo, se puede añadir al final un toque de esperanza que endulce el regusto amargo de la catástrofe. Esperemos que a nadie se le ocurra estropearlo con una secuela en la que se estrelle el avión.

Entre los aciertos de “Lo imposible”, está la apuesta por el uso de agua real en los efectos especiales. La horrorosa ola digital de “Más allá de la vida” es superada con creces por el tanque de agua de la Ciudad de la Luz (RIP). El realismo conseguido es impagable. Algo que, sin duda, ayuda a los actores a transmitir las sensaciones de sus personajes. 

Watts y McGregor están de lo más convincente en su sufrimiento, pero son los pequeños que interpretan a sus hijos los que se adueñan de la función. El casi debutante Holland, a medio camino entre Jamie Bell (viene de interpretar la adaptación teatral de Billy Elliot) y el Cristian Bale de “El imperio del sol” (con el que su personaje tiene muchos puntos en común), promete convertirse en un sólido intérprete. Siguiendo una larga tradición en los niños prodigio, aparenta menos edad de la que tiene realmente, por lo que probablemente conseguirá una merecida nominación al Goya. Marta Atura es la aportación hispana al reparto, en un personaje anecdótico que sabe a poco. Vale que Gerarda Chaplin es española de adopción, pero no es lo mismo. 

1 Comentarios

    Para poder escribir comentarios en la entrada de blog, debes acceder con tu cuenta de candidato, o crear una.

  1. Candidato eliminado Escrito por Candidato eliminado el 07-11-2012 a las 12:32:34
    Me encanta esta peli! Tom Holland tiene 16 años. No lo parece yo tengo diez y soy casi de su estatura! Un besazo Tom. Te quiero.